Hacia un FLAR de alcance regional